En el camino hacia la jubilación, los planes de pensiones se erigen como los aliados más confiables para garantizar un futuro económico sólido. Estos productos de ahorro a largo plazo, omnipresentes en la oferta de bancos y entidades financieras, despliegan una serie de ventajas e inconvenientes que es vital comprender para tomar decisiones adecuadas.

Los planes de pensiones son instrumentos de inversión diseñados con la jubilación en el punto de mira, y de hecho, son los más populares y comercializados por bancos y entidades financieras. Pero, ¿cómo funcionan exactamente?

¿QUÉ ES UN PLAN DE PENSIONES?

En esencia, un plan de pensiones es un vehículo de ahorro diseñado para el largo plazo, con la jubilación como su principal destino. Funciona de manera que los participantes realizan aportaciones periódicas que se invierten, con el objetivo de generar un fondo que les proporcione ingresos una vez que dejen de trabajar. Estos fondos pueden invertirse en una variedad de instrumentos financieros, desde acciones hasta bonos y bienes raíces.

¿CÓMO FUNCIONA UN PLAN DE PENSIONES?

La mecánica detrás de un plan de pensiones es crucial para comprender su utilidad. Las aportaciones que realizas no solo se acumulan, sino que también se invierten para generar rendimientos. Hay que tener en cuenta que las decisiones de inversión afectan el crecimiento de tu fondo de pensiones.

¿CUÁNDO PUEDES RECUPERAR EL DINERO DEL PLAN DE PENSIONES ANTES DE JUBILARTE?

Aunque la finalidad principal de los planes de pensiones es proporcionar ingresos durante la jubilación, existen circunstancias específicas bajo las cuales puedes acceder a los fondos antes de alcanzar ese momento.  

Así que podrás disponer de tus ahorros en los siguientes supuestos:

  • Jubilación o situación asimilable, considerando como tal, formar parte de un expediente de regulación de empleo aprobado.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual, absoluta para todo trabajo y gran invalidez, fallecimiento, dependencia severa o gran dependencia.

Con carácter excepcional, podrá disponer de la totalidad de su capital en los siguientes supuestos:

  • Enfermedad grave del partícipe, de su cónyuge, o de alguno de los ascendientes o descendientes de primer grado, o persona que en régimen de tutela o acogimiento, conviva con el partícipe y de él dependa.
  • Situación de desempleo para lo que debes cumplir los siguientes requisitos:
  • No tener derecho a las prestaciones por desempleo en su nivel contributivo, o haber agotado dichas prestaciones.
  • Estar inscrito en el momento de la solicitud como demandante de empleo en el servicio público de empleo correspondiente.
  • Y, si es trabajador por cuenta propia que hubiera estado previamente integrado en un régimen de la Seguridad Social como tales y haya cesado en su actividad.

VENTAJAS FISCALES DE LOS PLANES DE PENSIONES

Sin duda la mayor ventaja junto a su rentabilidad es su fiscalidad. Las aportaciones a los planes de pensiones se restan de la base imponible del IRPF, lo que supone un ahorro directo y posibilita, al reducir la base imponible, que pueda tributar a un tipo impositivo menor.

Las ventajas fiscales son uno de los pilares fundamentales que distinguen a los planes de pensiones. Las aportaciones no solo representan un acto de previsión financiera, sino que también pueden aligerar tu carga tributaria actual. La deducción de las aportaciones de la base imponible del impuesto sobre la renta puede ser especialmente valiosa, especialmente para aquellos en tramos más altos de ingresos, donde la reducción de la carga fiscal puede marcar una diferencia significativa.

Además, los rendimientos generados dentro del plan de pensiones no están sujetos a impuestos hasta que decides retirar el dinero. Este diferimiento fiscal ofrece una ventaja adicional al permitir que tus inversiones crezcan de manera más eficiente a lo largo del tiempo.

LÍMITES  EN LA APORTACIÓN MÁXIMA ANUAL

 Aunque las aportaciones pueden ser deducibles, existe un límite anual para evitar el abuso fiscal. Este límite puede ser restrictivo, especialmente para aquellos con la capacidad financiera de realizar inversiones más significativas. 

Los límites al desgravar un plan de pensiones son:

  • 1.500 euros, una cantidad que no debe superar el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo. La principal ventaja fiscal es que todo lo aportado hasta ese máximo reduce la base imponible en la declaración de la renta.
  • Este límite se incrementará a los 8.500 euros anuales si proviene de contribuciones empresariales. Estos incentivos provienen de las empresas que quieren mejorar las condiciones de sus trabajadores y lo hacen ofreciéndoles planes de pensiones de empleo, una forma de producto de ahorro para la jubilación.
  • Para aquellas personas con una minusvalía física igual o superior al 65% y psíquica igual o superior al 33% cuentan con un límite anual máximo de 24.250 euros, incluyendo aportaciones de terceras personas, que no podrán sobrepasar los 10.000 euros.

RENTABILIDAD Y DIFERENTES TIPOS DE PLANES DE PENSIONES

La diversidad de planes de pensiones es amplia, adaptándose a diferentes perfiles de inversión. Examinemos más a fondo estas opciones, desde los planes conservadores hasta los más orientados al crecimiento, para que puedas elegir el que mejor se ajuste a tu tolerancia al riesgo y metas financieras específicas.

La rentabilidad es la fuerza impulsora detrás de cualquier inversión. Los planes de pensiones invierten principalmente en productos financieros de renta fija y de renta variable. Así, se pueden dividir los planes de pensiones por el tipo de inversiones que realizan:

  • Planes de renta fija a corto y largo plazo: invierten el capital principalmente en títulos de renta fija de diferentes vencimientos tanto de organismos públicos como de empresas privadas. Los planes de renta fija tienen un riesgo teórico menor pero también una rentabilidad estimada menor.
  • Planes de renta variable: invierte el capital en acciones de empresas que cotizan en la Bolsa. Estos activos están sujetos a una mayor volatilidad y por tanto a un mayor nivel de riesgo, si bien aspiran a ofrecer rentabilidades notablemente superiores a la de los activos sin riesgo o de bajo riesgo.
  • Planes de renta mixta: los planes de pensiones de renta mixta combinan la inversión en renta fija y variable. La proporción de estas rentas dependerá del perfil de inversor del propio plan, por lo que cuanto más decidido sea este, mayor será el capital invertido en renta variable y cuanto más conservador, mayor el capital invertido en renta fija
  • Planes garantizados: pueden ser de renta variable o fija, y pueden garantizar la devolución del 100 % del capital y/o una revalorización mínima siempre y cuando se mantenga el dinero en el plan hasta el vencimiento del plazo contratado.

¿QUÉ ASPECTOS HAS DE TENER EN CUENTA A LA HORA DE ELEGIR UN BUEN PLAN DE PENSIONES?

La selección del plan de pensiones adecuado no es una tarea sencilla. Hay factores clave que debes considerar al tomar esta decisión crucial. Desde la reputación de la entidad gestora hasta la flexibilidad del plan, cada detalle cuenta. 

¿PUEDES CAMBIAR DE PLAN CUANDO QUIERAS?

La flexibilidad es clave en la planificación financiera. La ley permite a los ahorradores cambiar de plan de pensiones tantas veces como quieran sin necesidad de hacer frente a ningún gasto extra. Existe la opción de cambiar el dinero a otro plan de la misma compañía o bien a otra diferente

DIFERENCIAS ENTRE PLANES DE PENSIONES Y PLANES DE JUBILACIÓN

A menudo, los planes de pensiones y los planes de jubilación se confunden. Aquí te presentamos las diferencias más importantes.

1- El plan de jubilación opera como un seguro gestionado por compañías de seguros, mientras que el plan de pensiones se configura como un producto financiero de ahorro, donde las aportaciones realizadas pueden rescatarse al jubilarse.

2- En cuanto al rescate, el plan de jubilación puede rescatarse en cualquier momento, sujeto a condiciones pactadas, con penalizaciones si no se cumplen. Por otro lado, el plan de pensiones solo puede rescatarse al momento de la jubilación, salvo en circunstancias excepcionales. 

3- En relación con la rentabilidad y riesgo, el plan de jubilación, al no ser un producto financiero, ofrece una rentabilidad generalmente menor que el plan de pensiones, aunque este último, al depender de los mercados, conlleva un riesgo mayor, especialmente en planes de renta variable. 

4- En términos fiscales, a diferencia del plan de pensiones, el plan de jubilación no es deducible en la Declaración de la Renta. Sin embargo, al rescatar el plan de jubilación, solo tributaremos por los intereses generados, los cuales corresponden a las cuotas previamente abonadas.

CONCLUSIÓN

En esta travesía financiera hacia la jubilación, los planes de pensiones se revelan como faros esenciales para un retiro seguro y próspero. Al comprender a fondo sus beneficios y desafíos, estarás mejor equipado para trazar un curso sólido hacia un futuro económico seguro. Cada palabra de este artículo está destinada a iluminar tu camino hacia una jubilación tranquila y próspera. Además, es importante recordar que el plazo para desgravar las aportaciones a un plan de pensiones en la próxima declaración de la renta finaliza el 31 de diciembre. Aprovechar este beneficio fiscal puede marcar una diferencia significativa en tu carga tributaria. Asegura tu bienestar financiero y adéntrate en el mundo de los planes de pensiones con conocimiento y confianza. Este viaje no solo es sobre el presente, sino sobre construir un puente robusto hacia un mañana sin preocupaciones económicas. Con cada aportación, estás construyendo un legado financiero que resonará a través de los años, proporcionando seguridad y tranquilidad en cada etapa de tu jubilación.