No, una tarjeta de crédito no es lo mismo que una tarjeta de débito. En este artículo abordaremos las principales diferencias entre tarjetas de débito y crédito para que sepas qué opción es mejor para ti.

Las diferencias entre tarjetas de débito y crédito

Cuando hablamos de tarjetas a menudo nos vienen a la mente las de débito, crédito, monedero, revolving… Pero, ¿qué diferencias hay?

Las tarjetas monedero son tarjetas prepago pensadas para hacer gastos del día a día. Es como un sustituto electrónico de las monedas y de los billetes. Mientras que la cantidad disponible es la que hayamos ingresado en ella. Por lo que pueden resultar cómodas para pagar con más tranquilidad.

Por otro lado están las tarjetas revolving. Se trata de una tarjeta que es como un crédito de consumo, dado que permite aplazar las compras que hagamos. Tiene un límite de crédito y es el dinero total del que podemos disponer. Por lo que es útil para pagar a plazos vacaciones, compras, etc. Lo que queramos. No obstante, las tarjetas de crédito y de débito son las opciones más populares. Analicemos las diferencias entre tarjetas de débito y crédito y cuál es la mejor opción para ti.

#Características – ¿Cómo son estas tarjetas?

Antes de pasar a ver sus diferencias en detalle, queremos hablarte un poco de las características de este tipo de tarjetas.

Empezando por las de débito, son especialmente populares. Es decir, podríamos decir que prácticamente todo el mundo tiene una tarjeta de débito, porque es la que permite hacer compras online o en establecimientos físicos.

Las de crédito también permiten todo lo anterior, sin embargo, tienen un riesgo añadido. Es decir, de alguna manera se puede gastar más saldo del que tienes disponible en ese momento. Lo que puede ser peligroso si no se tiene un cierto control.

No obstante, las de crédito son necesarias en muchas situaciones, como para alquilar un coche – algo cada vez más habitual. Por lo que, aunque busquemos la forma de prescindir de ellas para llevar un control, digamos que no siempre es posible. 

Veamos ahora las diferencias en cuanto a métodos de pago, importe máximo, riesgo y ventajas; todo lo que necesitas saber para conocerlas en detalle:

# Métodos de pago 

Empezando por los métodos de pago, ¿qué opciones hay? En el caso de tarjetas de crédito, tenemos varias como a fin de mes (día de liquidación), mediante un porcentaje o cuota fija (revolving). En el caso de la de débito, pagas y lo descuentan al momento.

Si quieres que te resten el dinero que gastas al momento -> débito. Si prefieres que te lo pasen más tarde para ir más holgado -> crédito. Hay personas que incluso las combinan, para elegir una u otra según sus necesidades. ¡Ten en cuenta que las necesidades cambian!

Tarjeta de débito

# Importe máximo – ¿Qué pasa si te quedas sin dinero?

Las tarjetas de débito están asociadas al saldo que el cliente tenga en su cuenta corriente. Mientras que las tarjetas de crédito permiten utilizar un dinero prestado por la entidad financiera. Por lo que en las de crédito disponemos de un dinero que no es nuestro pero al que podemos acceder (si lo necesitamos).

Una de las partes malas de la tarjeta de débito, es que si te quedas sin saldo, no podrás pagar con ella, porque busca saldo en la cuenta corriente asociada y al no encontrar nada emite un error de “operación denegada”.

Sin embargo, si utilizas la tarjeta de crédito podrás pagar igual aunque no tengas saldo y devolverlo al mes siguiente o en varios plazos a cambio de un interés. Pero ojo, porque tiene un límite.

¿De qué límite hablamos? ¿Cuál es ese importe máximo? Digamos que, el límite de crédito es el saldo máximo que te concede el banco al momento de aprobar la tarjeta. No es la misma cantidad para todo el mundo, sino que se puede fijar por separado. 

Establecer un límite adecuado es fundamental en caso de robo, pérdida o extravío. Aunque en muchos casos ya se puede apagar desde el móvil. 

¿Es mejor establecerlo alto o bajo? Depende de tus necesidades. Ten en cuenta que ese límite es el que puedes retirar o gastar de una sola vez. Para algunas situaciones te puede venir bien subirlo o bajarlo.

# Riegos

Las tarjetas de débito y crédito no tienen el mismo riesgo. El riesgo es mayor en el caso de las de crédito. Hay personas que prefieren no usarlas por miedo a gastar más de la cuenta o a perder un control sobre su dinero. No obstante, como te decimos, en algunos casos se vuelven totalmente imprescindibles.

# Ventajas

Ambos tipos de tarjetas presentan sus pros. Por ejemplo, en el caso de las tarjetas de débito, son imprescindibles para hacer todo tipo de pagos online y físicos. Además una gran ventaja es la de poder controlar mejor los gastos, ya que puedes decir qué cantidad quieres tener en tu cuenta, por posibles cargos o robos. Y las comisiones son menores, y en el caso de Fintonic ninguna y sin vinculaciones. 

Por otra parte, la tarjeta de crédito es especialmente cómoda en diversas situaciones en las que necesitas ganar un extra de liquidez y no quieres pedir un préstamo. También es necesaria para alquilar un coche o para disfrutar de mejores tipos de interés al contratar una hipoteca. En definitiva, ambas tienen sus ventajas.

# Intereses

Los intereses son cosa de la tarjeta de crédito, por lo que si decides aplazar las compras en varios plazos deberás pagar unos intereses por ello. Así como solicitar un adelanto siempre que lo necesites para hacer un pago con tu tarjeta. Esto no lo permite la tarjeta de débito, por lo que no va asociada a intereses.

# Comisiones

Otra de las diferencias entre tarjetas de débito y crédito, está en el tema de las comisiones. Porque varían dependiendo del banco o de la entidad financiera.

Normalmente, las tarjetas de débito tienen una comisión más baja que las de crédito. Pero depende mucho de la entidad. Por ejemplo, en Fintonic te conseguimos una tarjeta gratis, que es muy similar a una tarjeta de débito.

También encontramos diferencias al retirar el dinero de los cajeros. Porque si se utiliza la de débito en la entidad financiera vinculada no suele cobrar comisiones. Pero si se utiliza la de crédito sí.

# Compras y descuentos

En el tema de las compras y de los descuentos, las tarjetas de crédito suelen ofrecer a los clientes promociones interesantes en algunos establecimientos. Por ejemplo, algunas compañías de avión te dan puntos si pagas con la tarjeta de crédito. Y ojo, porque para alquilar un coche suele ser necesario tener una tarjeta de crédito. Sin embargo, las de débito no ofrecen estas ventajas.

Entonces… ¿cuál elegir?

Ahora que conoces las diferencias entre tarjetas de débito y crédito, puedes elegir la que mejor se adapte a ti. Si eres una persona que prefiere llevar los pagos al día, para ti la perfecta es la tarjeta de débito; en cambio, si prefieres pagar a plazos tus gastos creando así una deuda, la tarjeta de crédito es idónea en tu caso. 

¿Necesitas una tarjeta de débito y la quieres gratis? 

En Fintonic tenemos para ti la Cuenta Siempre Positiva, una tarjeta totalmente gratis y sin vinculaciones. Es de débito, gratuita y sin coste, asociada a un número de cuenta con IBAN en español. Puedes empezar a disfrutarla ahora.

¿Tarjeta de débito, de crédito o ambas? Ahora que lo sabes todo sobre ellas… ¡esperamos haberte ayudado a elegir!

Descarga Fintonic