Si has oído hablar del préstamo refaccionario y todavía no sabes lo qué significa, quédate con nosotros porque en Fintonic no queremos que sigas con la duda; ya que es un término que podrías necesitar conocer en algún momento de tu vida.

Préstamo refaccionario: qué es

Un préstamo refaccionario se utiliza en los sectores de construcción, reparación o conservación de inmuebles. Se asocia con estos sectores debido a que suele utilizarse para la adquisición de maquinaria o gastos de explotación en sectores industriales, agrícolas o ganaderos.

Para entenderlo mejor, tras realizar la solicitud de un préstamo refaccionario, el beneficiario se compromete a invertir el dinero del préstamo recibido en los bienes muebles e inmuebles que necesite para el desarrollo de la actividad.

Según la RAE, un préstamo refaccionario es un tipo de crédito que procede del dinero invertido en fabricar o reparar algo para la persona a la que le pertenece o a otras que estén interesadas en ello.

Es decir, el acreedor de un préstamo refaccionario ejecuta la obra en el inmueble o suministra los elementos necesarios para realizarla. Por lo que puede ser el constructor de una nave industrial o una empresa que acaba de realizar unas reformas. Estos son algunos ejemplos.

Una de las peculiaridades, es que el acreedor refaccionario tiene privilegios sobre otros acreedores. Esto es debido a que su dinero es el que ha hecho posible la construcción o a que, gracias a él, haya aumentado el valor de la propiedad.

Préstamo refaccionario: qué es

¿En qué se diferencia de un préstamo convencional?

Como te decimos, un crédito refaccionario se caracteriza por su finalidad, porque ayuda a mejorar la capacidad de producción de una empresa o renovar sus activos. Por lo que, dada su finalidad, habitualmente se emplea en sectores industriales o agrícolas, no en las finanzas personales.

Asimismo, como ya te adelantamos, su solicitante se compromete a invertir todo el dinero del préstamo en bienes muebles e inmuebles necesarios para desarrollar su actividad. Por lo que deberá hacerlo de esta manera.

No tiene ni las mismas características ni los mismos requisitos que un préstamo convencional, ya que éste promueve la renovación de los activos fijos de una empresa. Asimismo, el plazo de devolución suele ser de unos 7 años, aunque depende de la entidad financiera.

¿Existen requisitos para solicitarlo?

Normalmente, para solicitar este tipo de crédito hay que cumplir con una serie de requisitos. Es decir:

  • Solicitar un contrato de apertura
  • Tener una cuenta de cheques en la Entidad que concede el crédito
  • Pasar por un Estudio de Crédito para comprobar tu solvencia

No obstante, ten en cuenta que los requisitos concretos los especifica la entidad bancaria en la que solicites el crédito refaccionario.

¿Cómo saber qué tipo de préstamo necesito?

Es normal que tengas dudas acerca del préstamo que necesitas contratar. No obstante, si eres un particular, un préstamo personal podría ser el producto financiero que más se ajuste a tus necesidades.

En el caso de que seas empresa y quisieras realizar alguna reforma o comprar mobiliario, sí podríamos estar hablando de la solicitud de un préstamo refaccionario.

> Solicita tu préstamo en Fintonic

¿Sabías que en Fintonic ponemos a tu disposición un préstamo de hasta 50.000 euros? Simplemente tendrás que descargarte nuestra app, conectar tus cuentas bancarias y el Finscore determinará la cantidad de dinero y las condiciones del préstamo. También, si lo deseas, puedes contratar una tarjeta de crédito y obtener un cheque regalo al 0% en Amazon. ¡Te damos muchísimas posibilidades! ¿Te ha quedado más claro qué es un préstamo refaccionario? Si tienes dudas, recuerda que puedes preguntarnos lo que necesites a través de los comentarios. Y, si deseas solicitar un préstamo, puedes ponerte en contacto con el equipo especializado en préstamos desde nuestra web

Consigue tu préstamo con Fintonic