Normalmente, los usuarios tienden a utilizar a modo de sinónimos los préstamos y los créditos. Pero la realidad, es que son dos productos financieros diferentes. Si quieres conocer las diferencias entre un préstamo y un crédito, sigue leyendo:

Préstamo vs crédito: diferencias

En el momento en el que necesitamos un dinero extra, podemos recurrir a distintos productos financieros para que nos hagan salir de ese apuro. Es en ese momento cuando solemos oír hablar de los préstamos y de los créditos. Pero no son exactamente lo mismo. Conozcamos las diferencias.

Empezando por el préstamo, estamos ante una operación financiera en la cual una entidad o prestamista entrega al prestatario una cantidad fija de dinero al comienzo de una operación. La condición, es que el prestatario devuelva esa cantidad de dinero junto con los intereses asociados en un determinado plazo.

El pago de la devolución del préstamo se suele realizar mediante cuotas mensuales aunque también trimestrales o semestrales, entre otras, a lo largo del plazo acordado. 

En cuanto a la cantidad a solicitar, depende de la entidad financiera. Por ejemplo, en Fintonic ofrecemos hasta 50.000 euros, con unas condiciones que varían segundo el FinScore del cliente. Es decir, cuanto mejor sea la salud financiera, mejores serán las condiciones de dicho préstamo.

También tienes la posibilidad de tener todo el dinero de golpe en tu cuenta en cuestión de 24 o 48 horas, para que dispongas de él cuando lo necesites.

Por otro lado, el crédito es la cantidad de dinero que una entidad pone a disposición de un usuario. La principal diferencia está en que al cliente no se le entrega toda la cantidad al comienzo de golpe, sino que podrá utilizarla según necesita a través de una tarjeta de crédito o cuenta bancaria.

El cliente podrá disponer del dinero a medida que lo vaya solicitando, y sólo pagará intereses por el dinero que utiliza; no por todo. Aunque en este caso, también se suele cobrar una pequeña comisión por el saldo no utilizado. 

En el momento en el que se devuelve el dinero, se puede ir disponiendo de más, pero siempre dentro del límite establecido, dado que los plazos se pueden renovar o ampliar. A diferencia de los préstamos.

Otra diferencia, es que los intereses en los créditos también suelen ser más altos. Por la comodidad que supone tener un dinero a tu disposición para utilizar o no siempre que lo necesites.

Así que como ves, estas son las principales diferencias entre los préstamos y los créditos. Porque aunque pueda parecer lo mismo, ya ves que poco tienen que ver.

¿Es lo mismo un préstamo que un crédito?

Los créditos son más habituales por parte de las empresas

Cómo imaginas, dadas las características de cada uno, el crédito es más recurrido por las empresas. Es lo que se conoce más habitualmente como una línea de crédito, un dinero que tienen siempre a su disposición para utilizar o no siempre que lo necesiten y no quedarse en números rojos.

Los préstamos, a la orden del día entre particulares y empresas

Los préstamos suelen pedirse para financiar la adquisición de un bien o de un servicio. Es decir, la compra de un coche, una reforma de una vivienda, el pago de unos estudios, un viaje, etc. Son algunos de los motivos que llevan a los usuarios a solicitar un préstamo. Por lo que, tanto particulares como empresas pueden recurrir a ellos siempre y cuando los necesiten y cumplan con los requisitos.

Por lo tanto, ahora que conoces las diferencias, esperamos que sepas cuándo solicitar un préstamo o un crédito según necesites. También puedes preguntarnos y te ayudaremos encantados. ¿Hablamos?

Simula tu préstamo