En el bullicio entrañable de la temporada navideña, la Lotería de Navidad en España se convierte en un fascinante escenario de sueños y esperanzas.. En este artículo, no solo exploraremos las probabilidades de ganar el Gordo, sino que también compararemos estos números con eventos extraordinarios de la vida diaria. ¿Qué probabilidad de ganar en comparación con ser alcanzado por un tornado o enfrentarse a otros sucesos inusuales?

22 DE DICIEMBRE, EL DÍA DE LA ILUSIÓN Y DE LAS PROBABILIDADES

En el bombo del próximo 22 de diciembre habrá, como siempre, 100.000 bolas con un número cada una. No hay números feos ni bonitos, todos están en el bombo, desde el 00000 hasta el 99.999. Por lo tanto, la cuenta es sencilla. Si en el primer, el segundo y tercer premio sólo hay un número ganador, la probabilidad de que toquen habiendo adquirido solamente un décimo es de 1 entre 100.000, por lo tanto, es del 0,00001%. Ya sabes que, si quieres aumentarlas, solo tienes que comprar más números. 

Para otros premios las probabilidades varían; así por ejemplo, con un sólo décimo la probabilidad de que te toque un cuarto premio (dos números ganadores) es de 0,002% y de un quinto (ocho números premiados) es de 0,008%”. En cuanto a la pedrea, hay 1.764 números premiados, por lo que la probabilidad de que toquen tus números es de 1,764%; mientras que para el reintegro (último número del primer premio) es de un 10%.

¿Tiene sentido jugar con estas bajas posibilidades? Sí, dicen muchos, porque la ilusión no se puede medir. Esa ilusión que te lleva a pensar qué harías si te toca: comprarte una casa, un coche, viajar, eliminar deudas…

No es el sorteo con el que más dinero se gana, pero sí el que más dinero reparte: 2.408 millones de euros en premios entre los 172 millones de décimos emitidos. El Premio Gordo que es de 4 millones de euros el billete equivale a 400.000 euros por décimo. ¿A que con un décimo ya nos conformamos?

PROBABILIDAD DE LA LOTERÍA DE NAVIDAD FRENTE A OTROS JUEGOS Y LOTERÍAS

El Sorteo Extraordinario de Navidad de la Lotería Nacional de España no es ni mucho menos el peor de los juegos de este tipo en nuestro país en lo que se refiere a la probabilidad de acertar el premio máximo. Por ejemplo, la probabilidad de que el cupón de la ONCE sea premiado en un día cualquiera es la misma que en caso de la Lotería de Navidad, ya que se ponen a la venta la misma cantidad de números, 100.000. 

En el Sorteo del Niño que se celebra el 6 de enero, la probabilidad de ganar el Gordo será la misma, pero es más difícil irse de vacío. El Niño tiene muchas más formas de premiar. Solo en reintegro tienes un 30% de probabilidades de que te devuelvan el dinero, en Navidad, este porcentaje es de apenas el 10%.

Y centrándonos exclusivamente en la probabilidad de llevarse el premio máximo, el resto de loterías a las que se juega habitualmente en España son mucho más desfavorables:

  • Euromillón: 0,00000000858
  • Primitiva:  0,00000007151
  • Quiniela: 0,0000000696917

PROBABILIDAD FRENTE A OTROS FENÓMENOS DE LA NATURALEZA O DE LA VIDA

Veamos algunos eventos más probables que ganar el Gordo el 22 de diciembre en la lotería de Navidad, según Business Insider:

  • Perder la vida en un tornado: las probabilidades de morir en un tornado son mayores que las de ganar el Gordo de Navidad: 1 entre 60.000.
  • Tener un accidente aéreo: 0,23 de probabilidades según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA)
  • Nacer con un dedo de más: 1,7 entre cada 1.000 nacidos. 
  • Quedarse embarazada tomando la píldora:  tasa de 0,1 de mujeres que se quedan embarazadas mientras toman la píldora.
  • Convertirse en toda una celebridad: supone el 0,005% de probabilidad de que tú seas una de esas personas, una tasa bastante más alta que la de que te toque el Gordo.
  • Ser jurado en un juicio: la probabilidad de que te toque ser jurado popular es de 0,0017.
  • Nacer un 29 de febrero: supone un 0,068% de posibilidades y, por lo tanto, es bastante más probable que ganar el Gordo de la Lotería de Navidad.

CONCLUSIÓN

En el vasto universo de la probabilidad, la Lotería de Navidad destaca como una experiencia única que desafía las estadísticas y añade un toque mágico a la temporada navideña. Aunque las probabilidades de ganar pueden parecer ínfimas, la participación en el sorteo es más que un simple juego; es un ritual anual lleno de esperanza y emoción.

Así que la próxima vez que alguien te diga que es más probable que te caiga un rayo que ganar en la Lotería de Navidad, puedes responder con una sonrisa y recordarles que, en esta época del año, la magia y la ilusión a menudo superan las probabilidades más improbables de la vida cotidiana.