En el terreno de las finanzas personales existe un término llamado ‘fondo de emergencia’ que, pese a que muchas personas desconocen, es importante conocer no sólo su significado, sino también cómo comenzar un fondo de emergencia.

Fondo de emergencia: ¿qué es?

Un fondo de emergencia significa un poco lo que dice su nombre. Es algo así como un colchón en el que ir metiendo dinero para hacer frente a cualquier imprevisto ‘urgente’ que pueda producirse.

Todas las personas deberían tener un fondo de emergencia. Es decir, dinero suficiente para vivir tranquilo/a al menos 3 o 6 meses.

La clave del fondo de emergencia es la de estar preparado/a por si surgiera algún imprevisto: perder el trabajo, problemas con el coche, una derrama de la vivienda, etc. Por eso se considera crucial para tener un control sobre las finanzas.

Pasos para iniciar un fondo de emergencia

Antes de comenzar un fondo de emergencia, es importante que elimines las deudas con los intereses más altos (si las tuvieras). Esto te llevará su tiempo, pero cuando termines ya podrás empezar un pequeño fondo de emergencia.

Puedes empezar tu fondo de emergencia aportando una determinada cantidad por muy pequeña que sea. Por ejemplo, los expertos recomiendan hacer una primera aportación de 1.000 euros. Pero si te supone mucho, puedes ir depositando cada par de meses, 250 o 500 euros. Segundo te venga mejor o menos peor.

  • Necesitas crearte una cuenta aparte. ¿Por qué? Porque el dinero debe estar accesible pero sin caer en la tentación de ‘tirar de tarjeta’ (si no la tienes, mejor). Por lo que de esta manera estará más protegido/a y cumplirás con tu objetivo de ahorrar para emergencias.

La clave está en identificar los gastos innecesarios para eliminarlos, porque es un dinero que se está perdiendo y que podría ir a tu fondo de emergencias. Porque a priori puede parecer que esos 20 euros que dejas al mes en cosas que no necesitas no son nada, pero al año son más de 200. Por lo que si comienzas por organizar tus gastos y metas financieras, todo te será más fácil.

También es fundamental que no te agobies y que lo vayas haciendo siempre que puedas, recortando dinero de dónde te sea posible para destinarlo a tu fondo. Además, no importa que te lleve más que a otras personas, lo importante es que consigas tener ese fondo siempre a tu disposición para imprevistos.

Insistimos en la importancia de no agobiarse porque muchas personas caen en el estrés. Y ese no es para nada el objetivo. La clave de comenzar un fondo de emergencias es para poder vivir tranquilo/a en los años venideros. De tal manera que si viene una del revés se esté preparado/a para afrontarla sin problemas. O al menos que el dinero no lo haga más difícil.

¿Tienes problemas para ahorrar? ¿Necesitas un asistente de tu dinero?

Una de las funcionalidades que la aplicación para controlar gastos Fintonic pone a disposición de los usuarios, es la de asistente de tu dinero. Porque podrás saber en todo momento a qué destinas tu dinero, para que veas a golpe de clic porqué te cuesta tanto ahorrar. De esta manera, te será mucho más fácil recortar gastos.

Somos conscientes de que empezar un fondo de emergencias no es tarea fácil. Pero toda persona lo necesita y tarde o temprano toca ponerse manos a la obra. Al menos, ir introduciendo cada mes, o cuando se pueda, pequeñas aportaciones.

¿Te ayudamos a crear un fondo de emergencia? Empieza descargando la app de Fintonic y verás cómo notas la diferencia. ¡Tus cuentas estarán más contentas!

¿Tienes cualquier consejo, curiosidad o pregunta que no hayamos comentado? ¡A qué esperas! Puedes ayudar a muchos usuarios que lean tu comentario en nuestro blog 😉