Tener más de un millón y medio de seguidores en Youtube no es fácil, pero menos aún es explicar el mundo financiero de forma tan sencilla y amena como lo hace Borja Fernández en su canal Memorias de Tiburón. En Fintonic hemos querido hablar con él para que nos cuente su historia y su motivación para mejorar el bienestar financiero de todas las personas.

¿Quién es Borja Fernández? ¿Y cómo empezó a preocuparse por el mundo de las finanzas?

Borja Fernández es un chico de Gijón, que estudió ADE en Oviedo, y que lo hizo por pura vocación. Desde siempre el mundo de la empresa me ha llamado mucho la atención, y disfruto un montón del análisis de tendencias macroeconómicas, de modelos de negocios, de la macroeconomía de los países, y de todo aquello que tenga que ver con el mundo de la economía. Si bien comencé en el mundo del marketing digital, desde 2019 me lancé en brazos del emprendimiento y sin duda ha sido la mejor decisión de mi vida.

Y al final, una cosa va unida a la otra, si bien la vida del emprendedor es económicamente más inestable, pues no sabes a ciencia cierta qué deparará el futuro, es importante preocuparte por sembrar hoy los rendimientos del mañana y poder seguir con tus proyectos con una mayor red de seguridad.

¿Qué opinas sobre la educación financiera en España? ¿Debería de enseñarse más en las escuelas?

Tanto la educación como la cultura financiera en España está muy por detrás de la de otro países desarrollados. Esta ha sido una de las causas por las que abrí mi canal Memorias de Tiburón en el que no sólo hablo de macroeconomía sino también intento dar las nociones más básicas de cómo plantear tu propio futuro financiero y por qué hacerlo.

Respecto a enseñarlo en las escuelas, no tengo muy claro si tendría sentido explicar conceptos como el interés compuesto, o ciertos aspectos de la inversión a niños de primaria y secundaria y en bachiller economía ya es una optativa desde hace muchos años. Creo que la clave está en educar financieramente al adulto. Crear más contenidos didácticos, entretenidos y con formatos que enganchen a cualquiera. La economía y las finanzas pueden ser muy divertidas e interesantes si se cuentan bien.

¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de enseñar finanzas por YouTube?

Para mí ha sido relativamente sencillo. Yo ya tenía una canal, Memorias de Pez, en el que hablaba de historia y geopolítica y un día pensé, si puedo explicar la Guerra de Siria con dibujos, también puedo enseñar a la gente lo básico sobre finanzas. Y simplemente fue dedicarle esfuerzo y ponerme manos a la obra.

¿Hoy en día quién se preocupa más por sus finanzas personales, los jóvenes o los mayores? ¿Por qué?

Las nuevas plataformas llegan más a los más jóvenes, pero cada vez hay más gente mayor entrando a consumir contenido en YouTube. Lo que sí noto es una tendencia clara, paradójicamente, mientras que los más jóvenes quieren ganar dinero rápido, los más mayores están más interesado en el largo plazo. Es contraintuitivo pero supongo que tendrá que ver con la sabiduría que te da la experiencia.

¿Cuál es el mejor consejo que puedes darle a alguien que quiera empezar hoy a mejorar sus finanzas personales?

Que piense en el largo plazo y que ponga al interés compuesto a trabajar lo antes posible. Y muy importante, que sea disciplinado y que se dedique a aumentar la nieve sólo con ese dinero que no vaya a necesitar en el corto plazo. Y que recuerde siempre que la inflación es la peor enemiga de tu dinero en el banco y la mejor amiga de tus deudas.

¿Llevas a cabo alguna técnica de ahorro?

Afortunadamente nunca he sido de ostentar y no tengo problemas para ahorrar. Lo que sí llevo a cabo es una filosofía de inversión disciplinada y muy centrada en el largo plazo.

Cuéntanos una meta financiera que te gustaría alcanzar.

El mejor de los escenario y mi objetivo es llegar a 2032, momento en el que cumpla los 40 años, con el capital suficiente para ser completamente independiente en lo que a mis finanzas respecta y no depender más de trabajo o proyectos. No quiere decir que me pretenda jubilar a los 40, pero si tomarme la vida de otra manera.

De momento vamos por buen camino, pero aún queda mucho por recorrer y seguramente me tenga que enfrentar en el futuro a escenarios complicados. Pero bueno, trabajo en el presente para llegar lo más preparado posible a esas potenciales turbulencias.