Los gastos imprevistos no nos gustan un pelo. Llegan sin avisar y siempre ponen nuestra economía patas arriba. Sin embargo, si eso ocurre es importante tener un plan b; un plan de contingencia para actuar si fuese necesario. ¿Sabes qué te proponemos para que estés…