Entras en casa cargado con bolsas, está oscuro y no eres capaz de encender la luz, pero hablas y dices: “enciende la luz” y ¡tachán! Las luces se encienden al oírte. Gracias a las nuevas casas domóticas puedes conseguir que las luces se enciendan con solo…