Una de las preguntas habituales que se hacen muchas personas, es si realmente es necesario cambiar de compañía de luz para ahorrar.