Érase una vez una joven llamada Ana (28 años) que vivía con su perrita Aladina en un pequeño apartamento de Madrid. Un día recibió por correo la Tarjeta Fintonic. La sacó del sobre y la frotó con una de sus manos. Y por arte de…