Las tarjetas monedero o prepago son muy prácticas. Son ideales para recargar con saldo y utilizarlas para compras, en las que no queremos utilizar la tarjeta vinculada a nuestra cuenta bancaria principal. Descúbrelas: