Lo más común es que los herederos de un seguro de vida sean los hijos del asegurado o la pareja de este, pero hay situaciones en las que esto no es así y te contamos qué pasaría.