Existen numerosos comportamientos que conducen a la bancarrota, como la comprar de manera compulsiva. Esta práctica puede terminar llevándonos a la bancarrota, porque si no gestionamos bien nuestro dinero o nos viene una del revés, podríamos tener problemas para afrontar los gastos fijos. ¡Veamos cómo evitarlo!…