Para empezar espero que sólo cojáis el coche cuando sea indispensable, ya que hay que tomarse el entrenamiento en serio. Cuando no quede más remedio, debéis seguir una fórmula muy práctica que nos viene genial para nuestro plan de ahorro: ¡la conducción eficiente! No sólo…