¿Llevas años pagando una deuda de tu tarjeta y sientes que no se termina nunca? ¡Podría tratarse de una tarjeta Revolving! En la siguiente guía te contamos todo sobre ellas y los pasos a seguir para salir de ahí. Puedes cancelarla o incluso podrías reclamar tarjeta Revolving y recuperar lo que pagaste de más.

¿Qué es una tarjeta Revolving?

Una tarjeta Revolving es un tipo de tarjeta de crédito donde las compras o disposiciones en efectivo que se realizan con ella, se pagan a plazos. Por lo general, se fija una cuota cada mes o un porcentaje de la deuda pendiente.

El principal problema de este tipo de tarjetas, está en sus elevados intereses. Funciona como un microcrédito en el que se llegan a aplicar intereses del 20% aproximadamente y de más del 25% en muchos casos, y que por supuesto son más altos que los registrados por el Banco de España para créditos personales.

El problema es que pagando cuotas mensuales bajas cada mes y sumando unos intereses tan altos, la deuda se alarga en el tiempo y no se termina de pagar “nunca”. ¿Imaginas tener que pagar 3000 euros por una deuda de 1000? Puede ocurrir…

Si estás en esta situación, lo primero que debes hacer es comprobar si el tipo de tarjeta que tienes y que te está endeudando es Revolving.

Banner para conseguir una tarjeta gratis de Fintonic

¿Qué puedo hacer?

Lo primero es entender bien el producto que estás usando. Al usar una tarjeta Revolving puede que no estés devolviendo casi nada del capital prestado (lo que has comprado con tu tarjeta) así que se van sumando cada vez más intereses y tu deuda no hace más que crecer.

Los expertos suelen recomendar prestamizar este tipo de deudas. ¿Quieres saber qué es prestamizar? Te lo explicamos. Se trata de solicitar un préstamo del importe que debes en la tarjeta Revolving y usarlo para cancelar esa deuda. Si haces esto, consigues un triple objetivo:

  • Pagar una TAE más baja: según Banco de España, los tipos de interés de los préstamos personales son, de media, la mitad que los tipos de las Tarjetas Revolving.
  • Cada mes tendrás menos deudas porque irás amortizando tu préstamo. Es decir, cada mes devolverás parte del importe que has solicitado además de pagar intereses. 
  • La cuota que pagas cada mes puede ser más baja porque puedes solicitar un plazo mayor que te permita fijar un pago mensual acorde con tus necesidades.

Para encontrar un préstamo, puedes hacerlo en tu propio banco o a través de Fintonic en nuestra web, donde te ayudaremos de forma 100% online y personalizada.

Además, también puedes intentar reclamar tu tarjeta Revolving. Te contamos un poco más sobre el tema. Hay 2 vías para reclamar:

Cómo reclamar tarjeta Revolving paso a paso

Reclamación extrajudicial

Si deseas intentar la reclamación pro vía extrajudicial, debes ponerte en contacto con el Servicio de Atención al Cliente del banco o entidad financiera que te ha emitido la tarjeta. Una vez ahí, deberás presentar un documento escrito con la incidencia.

Si no responden o dan una respuesta negativa, puedes presentar el recurso ante el Banco de España. Es un proceso rápido, seguro y no requiere de contratar los servicios de un abogado, por lo que hay usuarios que agotan esta primera vía antes de ir por vía judicial.

En cuando a los plazos, una vez presentada la reclamación extrajudicial, tienen un máximo de 2 meses para responder. Si se recurre al Banco de España, el plazo es de 4 meses.

Reclamación judicial

Para reclamar por la vía judicial hacen falta un abogado y un procurador. El abogado lo que hará será formalizar una reclamación extrajudicial, para que el usuario afectado recupere lo suyo sin necesidad de ir a juicio.

En el caso de que no se llegue a un acuerdo, es ahí donde se interpone la demanda, que tiene que ser admitida a trámite por el juzgado. El proceso se puede alargar dependiendo de la carga que tenga el juzgado. Una vez admitida, ya se podrá conocer la fecha del juicio.

Tras celebrarse el juicio, la sentencia puede tardar algunos días en conocerse, pero normalmente es rápido.

¿Qué alternativas hay a una Tarjeta Revolving?

La Tarjeta Fintonic ¡por supuesto! Es una tarjeta que funciona como una de débito y que tiene una línea de crédito de hasta 2.000€ que crece contigo. Cada vez que la usas, tienes premio seguro (de entre 2 céntimos a 1000€) y no pagas ninguna comisión de mantenimiento ni coste alguno por abrírtela.

Si quieres saber más sobre los tipos de tarjetas que hay y las alternativas a las tarjetas Revolving, lo explicamos en detalle en nuestro Programa de Finanzas Personales. Es un curso para aumentar tus conocimientos financieros, controlar tu dinero, ahorrar, y conseguir más ingresos, todo de la mano de expertos.

Banner para conseguir una tarjeta gratis