Cuando necesitamos un extra de liquidez, lo queremos ya para poder hacer frente a ese pago urgente y que nos preocupa. Es ahí donde entran en juego los conocidos como préstamos rápidos o préstamos inmediatos. ¿Qué son exactamente y qué diferencia hay con los préstamos convencionales? Lo vemos.

Préstamos rápidos: ¿qué son?

Los préstamos inmediatos o rápidos son una herramienta financiera que permiten conseguir dinero de manera urgente, sin dar muchas explicaciones y sin prácticamente salir de casa.

Se trata de un tipo de producto que es interesante cuando el usuario necesita un dinero con carácter urgente. Por ejemplo, si tiene que hacer frente a un arreglo de su vehículo y no dispone de esa cantidad, una urgencia en la vivienda, el pago de impuestos, etc.

Son muchos los imprevistos que pueden aparecer de un momento a otro y siempre se recomienda tener ahorrado un colchón. Sin embargo, no siempre somos capaces o no siempre llega, lo que hace que tengamos que tirar de este tipo de alternativas.

Las principales características de un préstamo rápido

Los préstamos inmediatos se caracterizan por:

  • La tramitación es de carácter urgente y en 24 horas tienes el dinero en cuenta: este tipo de préstamo se caracteriza por ser rápido, lo que hace que recibamos el dinero rápidamente en la cuenta bancaria. Para que te hagas una idea, puede ir desde minutos a poco más de un día.
  • Las cantidades son más pequeñas que las de los préstamos personales: es otro factor a tener en cuenta, dado que normalmente son cantidades más pequeñas tipo 3.000, 5.000 o 10.000 euros. No suele superar esta cifra.
  • Apenas piden documentación: dado que la cantidad es más bien pequeña, simplemente se pide acreditar la mayoría de edad, que no se figura en lista de morosos y una cuenta corriente para hacer el ingreso. No suele dar problema principalmente porque es un procedimiento rápido.
  • El plazo de devolución es más corto: al tratarse de cantidades más reducidas, hay menos tiempo para devolverlo. No obstante, en algunos casos puede haber un margen de hasta 5 años.
  • Los intereses son más elevados: otra característica de los préstamos inmediatos, es que suelen tener unos intereses más elevados que otro tipo de préstamos. Por lo que habrá que poner sobre la balanza si es la mejor opción.

Ventajas de los préstamos inmediatos

La popularidad de los préstamos inmediatos se debe a que está al alcance de más personas, lo que hace que sean un producto atractivo e interesante. Además, presentan muchas ventajas:

  • Flexibilidad en cuanto a requisitos de solvencia: en muchos casos, los requisitos no piden ni un salario a la persona a la que se le presta el dinero.
  • Tramitación online: otra importante ventaja es que la tramitación se puede hacer online, directamente en un clic y desde el móvil u ordenador.
  • No limitan la finalidad del préstamo: otra ventaja de un préstamo rápido sin nómina es que no limita la finalidad a la que puede ir ese dinero (coche, reformas…), hay más libertad.
  • No necesitas abrir una cuenta bancaria en la entidad que ofrece el préstamo: hay entidades que piden esta condición para dejar su dinero. No es así en los préstamos rápidos.

¿Qué diferencia hay entre préstamos inmediatos y un crédito personal?

Aunque normalmente los usuarios tienden a meter todo en el mismo saco, hay diferencias. Si bien es cierto que se le llama préstamo a todo, pero son productos diferentes.

En el caso del préstamo rápido, suele ser una cantidad más pequeña y prácticamente no se pide documentación al usuario. De hecho, hay préstamos rápidos con ASNEF, sin aval y sin nómina… Y el motivo se debe a la cantidad, dado que al ser más pequeña, la compañía fintech o banco tiene menos riesgo.

¿En qué casos plantearse este tipo de préstamo?

Se trata de un tipo de préstamo ideal para los usuarios que no tienen mucha solvencia o que no pueden conseguir un préstamo convencional. Por lo que puede ser una perfecta alternativa en estos casos, sobre todo cuando se necesita un extra de liquidez y no hay otra forma de conseguir ese dinero. Pero es importante tener en cuenta los intereses, para que sean justos, en la medida de lo posible.

¿Préstamo rápido o tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito son una solución del día a día perfecta para aplazar el pago de las compras en varias cuotas mensuales. Sin embargo, si tienes que hacer frente a un determinado pago por transferencia o en mano, el préstamo rápido te puede venir de lujo.

¿Necesitas financiación? Prueba en Fintonic

Recuerda que en Fintonic te ofrecemos préstamos personales con las mejores condiciones posibles en base a tu FinScore. Cuanto mejor sea tu salud financiera, más bajos son los intereses.

Haz una simulación de tu préstamo en Fintonic y consigue desde 2.000 euros. Además, somos súper rápidos enviándote el dinero; en cuestión de 24-48 horas lo tienes en cuenta. ¿Hablamos?

consigue un prestamo con Fintonic